17 junio 2019

Shaxi, un pintoresco pueblo de Yunnan

Shaxi es uno de los lugares de China que más prendada me ha dejado. No solo por la gente maravillosa que conocí allí, sino por el alma de lugar y la belleza de su entorno. Y, sobre todo, por la quietud que transmiten sus calles y paisajes.



Shaxi es un tesoro, una pequeña aldea de la que nunca había oído hablar. Algo normal, dado que se encuentra bien escondida en el Valle de Shibaoshan, lejos de ciudades importantes. Llegar hasta allí fue una de esas odiseas que hay que pasar para llegar a los sitios más merecedores de una visita en China. Un viaje eterno, con varios cambios de transporte y carreteras poco amigas de estómagos sensibles. Pero mereció la pena, ¡vaya que mereció la pena! Shaxi nos atrapó y por poco no nos suelta. Planeábamos quedarnos allí un par de días a lo sumo, pero nos sentíamos tan a gusto en aquel marco que la estancia se alargó y se alargó... Hasta el punto de que nos quedamos sin tiempo de visitar otros lugares que teníamos en mente.
Aunque también ha sido arreglado para los turistas, Shaxi ha sabido conservar maravillosamente su energía original. Su historia aún se respira en cada piedra de sus calles.
Shaxi es uno de esos puntos atravesados por la antigua Ruta del Té y uno de los mejor conservados. El pueblo está habitado principalmente por gente bai y yi, dos de las etnias más comunes de toda la zona, que han respetado el espíritu del lugar adaptándose a los nuevos tiempos y han sabido transmitírselo a las nuevas generaciones.
Recorrer el pueblo entero lleva media hora, pero Shaxi no está hecho para ser visto sin más, está hecho para disfrutarlo, para perderse en él y dejarse embrujar por sus tranquilas callejuelas. Si, como nosotros, llegáis hasta allí y quedáis atrapados, hay algunas cosas que debéis ver y hacer para empaparos al máximo con la experiencia.




El puente Yujin y el río Heihui
El puente, construido originalmente en la Dinastía Qing, es el símbolo por excelencia del lugar. A través de él entraban en Shaxi las caravanas de comerciantes cargados con fardos de té . Las gentes del lugar explican que aun a día de hoy se pueden ver las marcas de los cascos en el suelo del puente, así como portones de piedra desgastados en sus laterales por el paso de los carros.



Los paseos a caballo
La ruta del té de la que hablamos también era conocida como ruta del té y los caballos, ya que el valioso té pu-er de Yunnan era intercambiado por caballos tibetanos. Shaxi era uno de los puntos de intercambio más importantes, por eso, aun a día de hoy, podemos percibir que los caballos son una parte importante de la cultura del lugar.
Si os acercáis a la zona del río, veréis los caballos con sus dueños, con los que podréis acordar un precio para dar una vuelta por los alrededores. 




El teatro
Boquiabierta me quedé con esta joyita que, curiosamente, apenas se menciona en las guías. El teatro se encuentra situado en el corazón de Shaxi: la plaza de la aldea. Es imposible no verlo. El edificio, con una estructura de madera, destaca por el escenario al aire libre donde desde hace siglos se realizan actuaciones para el pueblo. No tengo mucha información sobre esta construcción, ni siquiera sé de qué época data, pero basta pararse frente a él para imaginarse el ambiente del lugar en los días de espectáculo. Lo que sí puedo deciros es que en la actualidad se sigue utilizando durante determinados festivos para acoger diferentes actuaciones musicales y de ópera. ¡No os vayáis sin verlo iluminado por la noche!





El templo Xingjiao
Un pequeño, pero curioso, templo budista de la dinastía Ming bañado en unos magníficos frescos representativos de la etnia bai. Si no queréis entrar, sabed que lo más peculiar del templo es su llamativa fachada. Junto a la puerta de entrada dos enormes figuras del budismo "azhali" vigilan al visitante. De noche resultan incluso más terroríficas que de día; pasad, pasad y veréis... El templo también se encuentra en la plaza central, justo frente al teatro. 




Los yogures
¿Sabíais que en esta zona de Yunnan se hacen unos yogures riquííííísimos? El yogur hecho por los bai, con su receta originaria de la dinastía Yuan y sus influencias mongolas y tibetanas, es una delicia. Podéis (y debéis) probarlo en los locales de la aldea, donde encontraréis diferentes tipos de yogur casero.

Fijaos en la pintaza de este bol que me tomé.

Café en la Plaza
La plaza está plagada de lugares donde sentarse a observar la vida local mientras se disfruta de un té... o de un café. Sí, en China también se toma café y, de hecho, Yunnan cuenta con sus propias plantaciones. 
Muchas de las terrazas de la plaza cuentan con unos porchecitos de lo más acogedores, por lo que si os pilla una tarde lluviosa (algo probable por allí), podréis entrar en calor con una buena taza de café. ¡Y en un entorno inigualable!



Los mercados
Ya sabéis que los mercados chinos son mi pasión. Es el mejor lugar para charlar con la gente y aprender cosas nuevas sobre el lugar que se visita. En Shaxi podemos disfrutar de dos mercados distintos: el mercado diario y el mercado de los viernes. Ambos llenos de vida, curiosidades (¡hay hasta dentista!) y cosas ricas que probar. Aprovechad para comprar setas, guindillas, miel y para probar el liangfen, una pasta fría de almidón con diferentes aderezos.




Descubrid "el carromato de la basura"
Shaxi es un lugar pintoresco donde los haya. Recorrer sus calles es como meterse en una película de otra época y, si se pasa allí el tiempo suficiente, se pueden presenciar escenas de lo más peculiares. El lugar me volvió loca desde el principio, pero presenciar este momento una mañana acabó de conquistarme. (Ampliad el vídeo en la esquina inferior derecha para verlo mejor).




Encontrad las joyas arquitectónicas del lugar

No dudéis en explorar todos y cada uno de los rincones de Shaxi, algunas de sus maravillas se encuentran bien escondidas... Asomaos a los patios de las casas y a sus característicos jardines interiores y caminad atentos para no perderos antiquísimos portones como estos. Aunque parezca increíble, tras muchos de ellos aún hay casas habitadas.






Excursión a Shibaoshan

A apenas media hora en coche de Shaxi se encuentra la entrada al parque natural de Shibaoshan. Múltiples templos y bosques verdísimos plagan esta montaña sagrada del budismo. Os contaré más sobre este lugar en la próxima entrada.





Explorad los alrededores
Y, por último, salid del pueblo y recorred los alrededores. Hay caminos que comunican Shaxi con otras aldeas cercanas y el paseo es realmente agradable. Vagad entre los campos de girasoles gigantes, las arañas gigantes y la belleza gigante que impregna toda la zona.




3 comentarios:

  1. Marc Barnés10/9/19

    Muy buen blog, lo he encontrado por casualidad buscando otras cosas y por casualidad lo he añadido a mis marcadores, saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que bueno :)

    Llevo viajando por China desde hace más de 12 años y me encanta casi todo de esta gente... gracias por documentarlo!

    ResponderEliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!